Sobre como ayuda el tener instalada una cubierta al medio ambiente.

Retales de aluminio para fundir

 

Instalar una cubierta de aluminio de CCP no solo mejorará las condiciones de uso de su piscina, haciendo la temperatura del agua y el clima de baño más agradable, sino que también es un producto que respeta el medio ambiente, ya que estas cubiertas están fabricadas en su totalidad con elementos reciclables, sobre todo el aluminio de la carpintería y la estructura.
Otros datos más técnicos a la hora de elegir el aluminio.
Según la asociación española para el reciclado de productos de aluminio, más del 75% del aluminio producido desde hace 100 años está actualmente en uso gracias al reciclado. Debido al considerable ahorro producido durante el reciclado y a la sencillez del proceso, el aluminio se empezó a reciclar muy pronto y hoy en día es una actividad normal, técnicamente resuelta y rentable.
Al producir aluminio a partir de chatarra existe un ahorro del 95% de la energía si se compara con la producción a partir del mineral.
En el proceso de reciclado no cambian las características del material ya que se obtiene un producto con las mismas propiedades. Además, el aluminio puede reciclarse indefinidamente y sin disminuir la calidad del mismo.
El 100% del material puede ser reciclado
Reutilización indefinida: El aluminio recuperado, una vez seleccionado y prensado, se funde y con él se fabrican nuevos lingotes de aluminio que se utilizan para cualquier aplicación.

El reciclaje del aluminio es muy agradecido. Se aprovecha el 100% del material y, gracias a ello, se ahorra el 95% de la energía, si se compara con la producción a partir del mineral (bauxita). La producción con aluminio reciclado genera sólo un 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.
El aluminio reciclado no disminuye de calidad: el producto que se obtiene tiene las mismas propiedades que otro elaborado a partir del mineral original. A diferencia del papel, que sólo se puede reciclar unas pocas veces, los residuos de este material se pueden aprovechar de manera indefinida. El aluminio recuperado, una vez seleccionado y prensado, se funde y, con él, se fabrican nuevos lingotes de aluminio que se utilizan para cualquier aplicación.
Desde el punto de vista económico, el reciclado es un proceso rentable porque el aluminio es un metal valioso: las latas de bebidas usadas recogidas alcanzan un valor en el mercado de más de 0,6 euros el kilo.

Cabe destacar también el ahorro energético que supone en la de conservación del agua que da una cubierta de piscina al propietario, ya que al estar el agua más limpia, más libre de suciedades, hojas, agua de lluvia, etc no hace falta invertir tanto dinero en productos químicos para su mantenimiento ni tener tanto tiempo encendida la maquinaria para el filtrado del agua, ya que ésta tiene mejores condiciones de conservación.

Buenos amigos, pronto os informaremos de otras ventajas de cubrir la piscina!